El pasado octubre dediqué el evento Inktober 2017 a ilustrar y difundir la biografía de 31 mujeres inventoras que cambiaron el mundo. A continuación comparto algunas de mis preferidas.

Os invito a visitar mi cuenta de instagram – mercedespalacios_art – para ver la colección completa de mujeres inventoras. Próximamente publicaré más entradas relacionadas con la historia de las mujeres. ¡No te lo pierdas!

Ada Lovelace, precursora de la informática

Ada Lovelace (Augusta Ada King, Condesa de Lovelace) fue la única hija del poeta Lord Byron y de la matemática aficionada Anna Isabella Milbanke, que se separaron poco tiempo después.

Fue la primera persona que describió un lenguaje de programación de carácter general en 1843. También describió conceptos como el “bucle” o la “subrutina”, y definió el uso de tarjetas perforadas para introducir los programas en la máquina analítica de Babbage.

En resumen, ella y Babbage sentaron las bases de la informática 100 años antes de su desarrollo.

Ada publicó sus Notas en la revista Scientific Memoirs en 1843, con el título de “Sketch of the analytical engine invented by Charles Babbage” que firmó solo con sus iniciales por miedo a ser censurada por su condición de mujer, aunque pronto se supo a quién correspondían y los científicos no se lo tomaron en serio.​ Como dato: En 1979, el Departamento de Defensa de EE UU desarrolló un lenguaje de programación que llamó “ADA” en su honor.

Ángela Ruíz Robles: una española contracorriente

Ángela Ruíz Robles (Villamanín, 1895) fue maestra, escritora e inventora de la enciclopedia mecánica, precursora del libro electrónico.

Ángela fue ante todo una apasionada de la enseñanza. Además de su actividad regular en el instituto del que llegó a ser directora, daba clases a obreros de los astilleros y fundó su propia academia.

Obsesionada con encontrar métodos más ágiles de aprendizaje, en 1949 patentó su primera versión de libro electromecánico, en el que introdujo el concepto de hipertexto: pulsando en diferentes lugares de una pantalla se descubrían distintos textos.

Continuó trabajando en este concepto hasta que en 1962 patentó su “Enciclopedia Mecánica”. Ángela llevó a cabo sus inventos en una época en la que el nacionalcatolicismo relegaba a la mujer al ámbito doméstico, por lo que merece toda nuestra admiración y cariño.

Qué equivocada estaba Pilar Primo de Rivera: “Las mujeres nunca descubren nada. Les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles. Nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho”

Hedi Lamarr: inventora, espía y estrella de cine

Hedy Lamarr (Hedwig Eva Maria Kiesler, Viena, 1914) inventó en 1941 un sistema de comunicación inalámbrica, precursor del actual wifi o bluetooth.

Hedwig comenzó a estudiar ingeniería de telecomunicaciones con sólo 16 años, pero 3 años más tarde dejó los estudios para dedicarse a la interpretación.

Su primera película, Éxtasis, fue muy polémica. En ella se narraba por primera vez un orgasmo femenino. Fué todo un escándalo, recibió numerosas condenas y finalmente su exhibición fue prohibida. A causa de esto sus padres la obligaron a casarse con un empresario mucho mayor que ella, proveedor de armas de los nazis. Era un hombre celoso y controlador que la convirtió en prisionera y trofeo.

En esa época Hedwig retomó sus estudios de ingeniería y comenzó a recopilar información del armamento nazi. En 1937 se fugó de su cautiverio y embarcó en secreto rumbo a Estados Unidos. En ese viaje conoció al productor Louis B. Mayer que le ofreció un contrato con la única condición de usar un nombre artístico.

Ese día nació Hedy Lamarr: el resto es historia del cine.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hedy, que guardaba un gran rencor hacia los nazis, colaboró con el ejército poniendo a su disposición la información que recopiló de su exmarido y se ofreció como ingeniera. Su oferta fue rechazada y la invitaron a usar su físico y su fama para vender bonos de guerra. Tomó nota y en una sola noche consiguió recaudar 7 millones de dólares.

Pero ella tenía grandes ideas que aportar y junto con el compositor George Antheil desarrolló un sistema inalámbrico de modulación y transmisión de señales encriptadas, con idea de ser utilizado en los sistemas de guiado de misiles que se investigaban en ese momento y que habían llegado a un punto muerto por la dificultad en encontrar un sistema de control.

Patentaron su invento en 1941 y lo presentaron al ejército, que se interesó por él, aunque finalmente lo descartaron por considerarlo de difícil aplicación en ese momento.

Años más tarde, con el avance de la tecnología electrónica, acabó siendo incorporado a la tecnología de guiado con el reconocimiento total de la patente.

Alice H. Parker: primera patente de una afroamericana

Alice H. Parker (Morristown, 1865) patentó en 1919 un sistema de calefacción alimentado con gas natural, con termostato incluido. El concepto de su diseño fue revolucionario y sigue usándose en la actualidad.

Sin embargo, apenas se sabe nada de su vida. Los pocos datos personales registrados en la patente, la ficha de estudiante de la Universidad Howard y una fotografía.

Nacida en el año en que terminó la Guerra Civil, era muy raro que una mujer afroamericana asistiera a la universidad en la época.

La próxima vez que tengas frío y pongas la calefacción en casa, ten un cálido pensamiento para Alice.

Puedes ver el resto de mujeres inventoras en mi instagram mercedespalacios_art